jueves, 5 de enero de 2012

ROLF DIETER BRINKMANN [5.602]




Rolf Dieter Brinkmann 

1940-1975
Nació en Vechta, pequeña ciudad del Norte de Alemania. Su vida literaria transcurrió en Colonia. Murió en Londres a consecuencia de un atropello. Se incorporó como narrador al nuevo realismo de la Escuela de Colonia, capitaneada por Wellershoff, no tardando en emanciparse y en crear un modo peculiar que habría de llevarle de lleno a la literatura pop. Formó con otros escritores jóvenes alemanes (Bradner, Chotjewitz, Fröhlich, Wondratschek)un bloque pop europeo, más bien epigónico, dentro de la multinacional norteamericana. Brinkmann vivió a contrapelo: nació prosista y murió poeta. Pero para él carecían de importancia las clasificaciones literarias al uso, porque fue -como toda la beat generation- un antiliterato que identificaba plenamente el arte con la vida, con la vida cotidiana, pero la alemana y en alemán. En una suerte de poética expresa la contradicción que supone ser un extraño en su propia lengua: «Me hubiera gustado escribir songs. No sé, y bien que lo siento, tocar la guitarra; sólo escribir a máquina, y para eso, tartamudeando y con dos dedos. Quizá haya logrado de vez encuando escribir poemas tan sencillos como songs, como abrir una puerta por la que salgan el lenguaje y las convenciones. Es muy posible que, no tardando, se convierta el alemán en una lengua muerta. ¡Se canta tan mal en alemán...! Más que nada es una lengua para pensar.» Pero aun así escribió poemas que, sin alambicamientos formales, son verdaderos primores de lo vulgar.





Estampa Elemental

Una muchacha
con
medias
negras,
qué delicia, cómo
se acerca
sin carreras
en las medias.
Su sombra
en
el suelo,
su sombra
en
el muro.
Qué delicia, cómo
se aleja
con medias
negras
sin
carreras
hasta debajo
de la falda.



La máquina de zumo de naranja


gira & Está bien que el barman
mire primeramente las partes desnudas
de una muchacha que bebe un vaso

de té frío.
«Qué calor hace aquí,
¿verdad?», dice él, pregunta que
decora un poco el local.

¿qué más? Ella tiene un cuerpo
rotundo, y al extender
el brazo para volver a colocar

el vaso en el mostrador,
una mancha sudorosa de vello
en el sobaco, que cambia

un momento el local, no los pensamientos.
Y cualquiera ve
que le agrada moverse

así, lo que pone a noventa por hora
al barman tras un largo
intervalo, en el que sólo se oye

el ventilador, como
siempre, o casi siempre, a
esta hora del día



Oír uno de esos clásicos


tangos encanallados en Colonia, a fines de
agosto, cuando el verano tiene ya

un dedo de polvo, poco después del cierre
de los comercios, un tango que llega desde
la puerta abierta

de una taberna que ha puesto
un griego, oírlo es casi

un milagro: por un instante una
sorpresa, por un instante

un suspiro de alivio, por un momento
una tregua en esta calle

que nadie ama y que
atosiga cuando se pasa por ella. He

escrito todo esto rápidamente, antes
de que el instante vuelva

a esfumarse en la maldita
despoblación brumosa de Colonia

Selección y edición de textos: Oscar E. Aguilera F.



Cancioncita - Rolf Dieter Brinkmann


Oh
fóllame
fóllame
rápido

Y él
la folló la
folló
rápido

¿Tras un
arbusto? No
había
arbusto. ¿Brillaba

la luna?
No
había luz. Estaba la
bombilla

rota.






Liedchen


O
fick mich
fick mich
schnell

und er
fickte sie
fickte sie
schnell

hinter
einem Busch?
Es gab keinen
Busch. Schien

Der Mond?
Es gab kein
Licht. Die
Birne war

kaputt.


TRADUCIDO POR VLADIMIR GARCÍA MORALES



AUTORRETRATO EN EL SUPERMERCADO

para Dieter Wellershoff


En un
cristal
gigante del Super-

mercado salgo al
encuentro de mí mismo, como soy.

El golpe que me llevo
no es el golpe esperado
pero me llevo el golpe

sin embargo. Y sigo caminando

hasta que ante una pared
desnuda me detengo y no sé nada
más.

Seguro que más tarde
me encuentro ahí con alguien

que viene a recogerme.



SELBSTBILDNIS IM SUPERMARKT


für Dieter Wellershoff


In einer
großen
Fensterscheibe des Super-

markts komme ich mir selbst
entgegen, wie ich bin.

Der Schlag, der trifft, ist
nicht der erwartete Schlag
aber der Schlag trifft mich

trotzdem. Und ich geh weiter

bis ich vor einer kahlen
Wand steh und nicht mehr weiter
weiß

Dort holt mich später dann
sicher jemand

ab.

TRADUCIDO POR VLADIMIR GARCÍA MORALES







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada